,

Qué es la industria 4.0 y qué beneficios tiene

industria 4.0

Industria 4.0

La industria 4.0 es un nuevo concepto que hace referencia a la incorporación de las nuevas tecnologías de la información a los procesos de producción.

A muy grandes rasgos, el objetivo de esta “Cuarta Revolución Industrial” es poner en marcha plantas de producción “inteligentes” en las que se integra componentes físicos y de software para lograr procesos productivos más flexibles y que se adapten a las necesidades de los clientes y una mejor asignación de los recursos.

Así, la industria 4.0 implica una mayor individualización de la oferta y mayor flexibilidad de los procesos de producción y, para ello, es preciso que toda la información derivada del proceso de fabricación esté disponible en tiempo real en todos los departamentos y áreas de la organización.

Por tanto, las factorías del futuro harán un uso extensivo de tecnología, a nivel de dispositivos e infraestructura tecnológica (Internet de las Cosas, conectividad, comunicación inalámbrica, sensores, etc.) y a nivel de gestión y explotación de la información.

El reto de la industria 4.0 abarca entornos productivos interconectados, la captura de datos, la comunicación y transmisión de datos, la gestión de grandes volúmenes de datos, la seguridad de las comunicaciones y los datos, el análisis inteligente de la información y cadenas de producción auto-gestionables e instalaciones cada vez más autónomas.

Beneficios de la industria 4.0

Todos los cambios que se introducirán en estos tiempos nuevos y excitantes, traerán consigo importantes beneficios:

  • Mayor productividad y una mejor gestión de los recursos.
  • Toma de decisiones más eficiente basada en información real.
  • Procesos productivos más óptimos e integrados.
  • Aumento de la flexibilidad para lograr una producción masiva y personalizada en tiempo real.
  • Comunicación directa entre los clientes y las organizaciones lo que implica que podremos conocer mejor lo que necesitan los clientes.
  • Reducción de tiempo de fabricación tanto en los diseños de nuevos productos como en la comercialización de los mismos.
  • Reducción del porcentaje de defectos o merma en las fábricas ya que será posible probar los prototipos de forma virtual y se optimizarán las cadenas de montaje.

Si piensas que la industria 4.0 está aún muy lejos, te puede interesar conocer cómo algunos de nuestros clientes ya están aplicando Business Intelligence en sus plantas de producción:

Caso de estudio: BI aplicada a la optimización de recursos y tiempos de producción